Cómo entender el mito de Er

30/01/2023

Cómo entender el mito de Er

Índice

    El Mito de Er

    Er es un personaje central en un relato del libro X de Platón, la República. Es un soldado que muere en la batalla, pero antes del juicio de los muertos por Minos, Radamanto y Eaco, Er es resucitado por una fuerza divina. Como recompensa, Er es llevado al mundo de los muertos, donde ve el destino de los almas que eligen para la vida posterior.

    Cómo entender el mito de Er

    Entendiendo el mito de Er es entender algunos de los conceptos centrales del pensamiento platónico. Siempre hay una forma ideal, la "verdad" que está fuera de nosotros, supuestamente ordenada por las ideales de las cosas. Luego hay un espacio para la experiencia, incluido el mundo de los muertos, donde nuestras acciones tienen consecuencias para nuestras almas.

    Aquí está el proceso detallado para entender mejor el mito de Er:

    • El mundo de los vivos - La realidad en la que vivimos. Esto incluye conceptos como la justicia, el bien y el mal, el honor y la deshonestidad. Estas cosas son significativas tanto para los humanos como para los dioses.
    • Ascenso a los Cielos - Er asciende a los cielos, donde mira a Minos, Radamanto y Eaco. Estos son los dioses de la justicia que juzgan a las almas antes de entrar en la segunda vida. Aquí el mito muestra que nuestras acciones tendrán consecuencias para nuestras almas.
    • El mundo de los muertos - El mundo de los muertos es un lugar de ensueño, de misterio que desafía nuestras concepciones normales de la realidad. Esta dimensión es revelada a Er mientras observa el destino de las almas.
    • Elección de las almas - Er observa cómo las almas eligen qué clase de vida quieren vivir y dónde nacerán en su próxima vida. Esto muestra que los humanos tendremos la libertad de elegir nuestro destino.

    Entender el mito de Er es entender cómo algunos de los conceptos que impulsan la filosofía platónica encontraron su expresión. El mito nos recuerda el destino que nos espera al elegir entre el bien y el mal, tanto en esta vida como en nuestra vida espiritual.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Más información